Construcciones Arción pagaba a sus empleados para destruir archivos de muchas comisarías situadas en A Coruña

>> lunes, 1 de julio de 2013

El personal de mantenimiento del 091 se encargaba de destruir los archivos
http://www.elidealgallego.com/ 01/07/2013


Hoy en día, la desaparición de una empresa con un ERE de extinción es un acontecimiento cotidiano. La de Construcciones Arción es algo distinta porque era la concesionaria del servicio de mantenimiento de muchas comisarías, entre ellas de la de Lonzas y la Jefatura Superior de Policía Nacional en Galicia, ambas situadas en A Coruña y porque los trabajadores, a los que se les deben varias mensualidades, han decidido denunciar al Ministerio de Interior ante Inspección de Trabajo por cesión ilegal, y contar todos las tareas que realizaron fuera de sus competencias, entre las que se encontraban algunas tan delicadas como la destrucción de archivos policiales.


“Vamos con ellos (con los agentes) a llevar papel para destruir a la recicladora cuando se acumula en exceso”, explicaron los cuatro afectados que han presentado la denuncia. Antes se va almacenando en varias habitaciones, como la sala de calderas, el cuarto de material o la sala del compresor. No es raro que durante la destrucción de documentación oficial que incluía archivos de robos, de violaciones y fotos se quedaran solos y en alguna ocasión las ojearon. “Cuando llevas un buen rato, te aburres y las miras por encima para matar el tedio”, explican.

En teoría, el acceso al material debería estar restringido, igual que a los calabozos. Sin embargo, tampoco ese es el caso, a decir de los exempleados de Arción, que esporádicamente bajaban a esa zona llevando mantas, colchonetas y comida a las personas retenidas. También colaboraron en el traslado del archivo de extranjería, con toda la documentación oficial, incluidos los expedientes de expulsión.

Sin permiso de obra

En realidad, el trabajo que realizaron los exempleados de Arción estuvo plagado de irregularidades desde su comienzo, aunque la situación se agravó durante el año pasado y el actual, a medida que la empresa se hundía y con ella lo hacía sus condiciones laborales. Una de las irregularidades más flagrantes era que tenían que llevar a cabo reformas en el interior de la Jefatura y de Lonzas obras que no entraban dentro de su competencia y para las que los operarios sospechan que ni siquiera existía el correspondiente permiso. “A nosotros, por lo menos, nunca nos los enseñaron”.

Las más recientes incluyen, en la Jefatura: renovar las instalaciones del DNI (tirar el mostrador, desescombro, instalación eléctrica y colocación del nuevo mobiliario), acondicionar los despachos de la tercera planta, y los de la cuarta planta, donde se tuvo que desmontar el suelo e instalar radiadores y nuevo sistema eléctrico. También se modificaron los servicios médicos.

Pero la labor que realizaban los técnicos de mantenimiento era aún más heterodoxa. La Policía los empleaba para todo: buscar materiales, ordenar el almacén, ayudar a otras empresas que hacen trabajos en la comisaría, cumplir toda clase de recados, como trasladar muebles de un edificio a otro. Todo constituye, según los demandantes, un claro ejemplo de abuso laboral.

Google+ Followers

ARCHIVÍSTICA EN VÍDEO

Loading...

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

  © Free Blogger Templates Autumn Leaves by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP