ESTIMAN 46 MILLONES DE GRABACIONES EN DIVERSOS ARCHIVOS PUBLICOS Y PRIVADOS A RESTAURAR

>>  lunes, 4 de marzo de 2013

EE.UU. rescata su historia sonora
http://www.analitica.com/ 04/03/2013
La bomba atómica sobre Hiroshima fue uno de los momentos decisivos del siglo XX y sin embargo no hay rastro de la grabación que recoge el diálogo de los tripulantes del avión que la lanzó.

Y como ese caso hay miles: importantes archivos que recogen las voces de figuras como Frank Sinatra, Judy Garland, Mark Twain o Abott y Costello han desaparecido, tal vez para siempre.

Para tratar de recuperar estas grabaciones y restaurar miles más que están en malas condiciones, la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos lanzó un plan que es el resultado de más de diez años de investigación.

El objetivo es claro: preservar, hasta donde más pueda, el patrimonio sonoro del país, que abarca 130 años y una infinita variedad de temas y formatos.

BBC Mundo visitó la biblioteca en su sede central en Washington, a un paso del Capitolio, para conocer cómo trabajan estos "arqueólogos del sonido" y también recogió algunas grabaciones que ya han sido preservadas y que ustedes pueden escuchar haciendo clic en cada módulo a la derecha.

Lea también: un museo de los sonidos en vías de extinción
Una rocola nacional

No hay mucho que la biblioteca pueda hacer para recuperar la cantidad de obras perdidas, más allá de publicar una lista para que tal vez alguien las encuentre en un ático o en alguna colección privada.

Pero sí hay un tesoro en el que estos arqueólogos pueden trabajar: los 46 millones de grabaciones que se estima están en los museos, archivos y bibliotecas del país, miles de los cuales necesitan ser restaurados.

Patrick Loughney, director del centro encargado de la conservación audiovisual, recibe a BBC Mundo en uno de los laberínticos corredores de la que se considera la biblioteca más grande del mundo.

Y habla de manera enfática: "Este tipo de preservación es tan importante como salvar edificios, monumentos públicos o parques nacionales, que también son vitales para nuestro patrimonio".

Para eso precisamente está el plan que la biblioteca presentó en febrero y que es el resultado de una ley del año 2000 que la encargó de su diseño.

Son 32 recomendaciones que contemplan la mejora de la infraestructura para la preservación de las colecciones, la creación de programas educativos para fomentar la especialización en esta área y el diseño de estrategias.

Además busca ampliar el acceso a estas grabaciones para que cualquiera pueda usarlas. Para ello creó una "rocola nacional" ( National Jukebox), que digitalizó 10.000 audios de entre 1901 y 1925, y un registro nacional de grabaciones.

A este último se agrega cada año una serie de composiciones para que sean conservadas. Actualmente hay 350, que incluyen una copia del famoso discurso de Martin Luther King "I Have a Dream" y grabaciones del último miembro de de la tribu indígena Yahi, de California, entre 1911 y 1914.

"Hay una creciente amnesia relacionada con el patrimonio de los sonidos grabados de EE.UU.", dice Loughney. "Ese patrimonio se pierde de una generación a la siguiente porque no está disponible para la investigación pública. Es un problema importante".

Y no es el único desafío que enfrentan para conservar el patrimonio sonoro del país.


Desafío tecnológico

Loughney explica que, en su opinión, un primer problema es que algunas leyes de derechos de autor dificultan que las grabaciones puedan hacerse más accesibles, un tema que no comparte el sindicato de productores de radio y televisión.

Un segundo desafío es la falta de un formato estándar para grabar audios. Sólo en la biblioteca hay más de cien formatos distintos, lo que complica de manera considerable los esfuerzos para conservar los archivos. Y cada vez hay más formatos.

Por ello, la tecnología puede ser una amenaza tan grande para la preservación como el paso del tiempo.

"El advenimiento de la era digital, contrario a lo que muchas personas creen, no significa necesariamente que todo sobrevivirá y podrá ser preservado", dice Loughney.

"Estamos en una era de acceso fácil, lo que ha creado la ilusión de que todo en el pasado o incluso en el presente va a estar disponible de manera permanente para las generaciones futuras", agrega. "Pero no es el caso".

Biblioteca del CongresoHay millones de grabaciones que necesitan ser preservadas.

"Con cada cambio de formato se pierden grabaciones porque no son transferidas a la siguiente forma de tecnología".

De ahí que la biblioteca no sólo esté preocupada por preservar los audios viejos y dañados, sino también los que se producen en pleno siglo XXI.

Y de ahí que el plan no sea uno inmediato sino "generacional" o a largo plazo, como concluye Loughney.

"Los problemas que estamos enfrentando se desarrollaron en 130 años y esperamos que no tardaremos 130 años en afrontarlos", dice.

"Pero sí tomará su tiempo".

0 comentarios :

Google+ Followers

ARCHIVÍSTICA EN VÍDEO

Loading...

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

  © Free Blogger Templates Autumn Leaves by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP