Traje de Jackie Kennedy se conserva en sitio secreto de los Archivos Nacionales

>>  miércoles, 20 de noviembre de 2013

El traje más famoso del mundo sigue bajo llave
http://www.elmundo.es/ 20/11/2013


  • El Chanel que lucía Jackie ese fatídico día está en un lugar secreto
  • Se conserva en una caja libre de ácidos y a humedad constante
  • 'Es una restricción única' por deseo expreso de la esposa de JFK

  • La falda y la chaqueta rosa de Chanel que llevaba Jackie Kennedy el día del asesinato de su marido están guardadas en una habitación secreta de los Archivos Nacionales en una pequeña ciudad de Maryland.

    Se conservan con las manchas de sangre en una caja libre de ácidos y a humedad constante con su blusa, zapatos y bolso azules. Las medias de aquel día están envueltas en una toalla blanca. No se pueden exponer hasta 2103.

    Algunas de las piezas relacionadas con el asesinato de Kennedy sólo pueden ser vistas por investigadores con un permiso especial,por ejemplo el rifle de Lee Harvey Oswald o la ropa rasgada del presidente.

    Pero al icónico traje de la primera dama no tienen acceso ni los expertos de los Archivos. Jackie quiso que fuera así. En julio de 2003, Caroline Kennedy, la heredera, firmó un papel por deseo de su madre para donar todos los derechos del traje a cambio de que estuviera guardado y lejos de la vista de cualquiera durante otros 100 años.

    "Esta restricción es única", explica a EL MUNDO Miriam Kleiman, portavoz e investigadora de los Archivos Nacionales. "Cuando empecé como investigadora pedí verlo y ¡me pusieron los puntos sobre las íes!", cuenta. Una de las pocas personas que ha visto el traje en los últimos años es Martha Murphy, la encargada del acceso especial de los Archivos. Ella sólo comenta que la ropa está en "buenas condiciones".

    Cuando su marido fue asesinado, Jackie se negó a quitarse el traje ensangrentado durante horas. Su secretaria le había preparado un vestido limpio cuando llegó al Air Force One para el juramento de Lyndon Johnson, pero la primera dama lo rechazó. "No, dejadles que vean lo que han hecho", replicó.

    Llegó a la Casa Blanca a las cinco de la mañana del día siguiente con el mismo traje que el presidente le había pedido que llevara en su visita a Dallas. John Kennedy decía que Jackie estaba "espectacular" con él.

    La primera dama se lo había hecho a medida en una tienda de Park Avenue en Nueva York llamada Chez Ninon, que recibió la tela, los botones y el patrón directamente de Chanel. Jackie lo había llevado en público en al menos otras seis ocasiones, entre ellas un viaje a Londres y un reportaje en la revista 'Life'.

    A Jackie le gustaba la marca francesa, pero se había acostumbrado a comprar los trajes adaptados en la tienda neoyorquina, cosa que complacía a su suegro, que prefería que la primera dama luciera trajes hechos en Estados Unidos. Aquel día en Texas se arrepintió de haber hecho caso a su marido porque hacía demasiado calor para un traje de lana.

    El sombrero que llevaba hace 50 años desapareció en medio del caos. Su secretaria lo vio por última vez en el hospital de Dallas donde los médicos intentaron en vano resucitar al presidente.

    De vuelta a la Casa Blanca, la ayudante personal de Jackie, la dominicana Providencia Paredes, metió el traje en una caja y la madre de la primera dama, Janet, se lo quedó unos meses. Lo guardó en el ático de su casa en Georgetown y un día lo mandó a los Archivos Nacionales con una nota: "Traje y bolso de Jackie, llevado el 22 de noviembre de 1963". La tarjeta, escrita a mano en papel personalizado de Hugh Auchincloss (el segundo marido de Janet), también se conserva con un trozo del paquete en el que llegó el traje y donde se puede ver la dirección de la viuda Kennedy en la Casa Blanca.

    Se desconoce cuándo se envió el paquete, pero hay una pista: el código postal del remitente era el que se utilizaba antes de julio de 1964.

    El secretismo fue un deseo de la primera dama y coincide con el compromiso de los archivos de "salvaguardar y preservar los materiales y prevenir su uso indigno o sensacionalista, incluida la exhibición pública, o cualquier uso que pueda causar deshonra a la memoria del presidente o provocar dolor a los miembros de su familia", según explica Kleiman.

    Los Archivos Nacionales también conservan cinco millones de páginas abiertas al público general o a investigadores. Se trata de unos 5.600 centímetros cúbicos entre papeles, fotos, grabaciones y objetos relacionados con el asesinato de Kennedy.

    Muchos fueron desclasificados en 1992 gracias al revuelo que causó la película JFK de Oliver Stone, que acusaba a la CIA de orquestar el asesinato y denunciaba la cerrazón casi tres décadas después del asesinato. "Independientemente de la exactitud de la historia retratada, esta película fue exitosa en instigar el enfado popular", escribe Murphy.

    El Congreso aprobó entonces una ley sobre la colección de registros del asesinato que obligaba a identificar los documentos y publicar el máximo número posible. La colección llegó a los Archivos Nacionales el 28 de diciembre de 1992. Otras 1.100 páginas pueden ser desclasificadas en 2017. El traje tendrá que seguir esperando.

    Autor: MARÍA RAMÍREZ

0 comentarios :

Google+ Followers

ARCHIVÍSTICA EN VÍDEO

Loading...

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

  © Free Blogger Templates Autumn Leaves by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP