MIGUEL HERBERG SE CONVERTIRA EN ASESINO DE LOS ARCHIVOS Y DE LA HISTORIA

>>  jueves, 15 de marzo de 2012

Museo de la memoria y Cinetecas Nacional y de U. de Chile responden a documentalista español

Miguel Herberg, quien posee registros sobre el Golpe Militar y anunció que los destruirá, fue desmentido por instituciones chilenas.

Respecto a la información de que el documentalista español Miguel Herberg,quemará y enterrará las copias de sus imágenes rodadas en Chile previo y posterior al Golpe de Estado de 1973, en razón al poco interés que despeirtan para "preservar la memoria histórica de los países", los encargados del Museo de la memoria (Ricardo Brodsky), de la Cineteca nacional (Ignacio Aliaga) y de la Cineteca Universidad de Chile (Luis Horta), han publicado la siguiente carta abierta:
Hemos leído en el blog del Señor Miguel Herberg su intención de hacer desaparecer intencionalmente lo que él señala como sus documentales rodados en Chile entre los años 1972 y 1974. Ante esto, quisiéramos aclarar algunos conceptos referidos tanto a la autoría de dichas filmaciones como al rol de los archivos cinematográficos.
Las imágenes mostradas por el programa de televisión española en que entrevistan a Herberg corresponden a filmes de los directores alemanes Walter Heynowski y Gerhard Scheumann, cuyo camarógrafo fue Peter Hellmich, en especial del documental “Yo fui, yo soy, yo seré”, y que se encuentran en diversos archivos en Chile y en Alemania, entre los cuales está la Cineteca Nacional, el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos y el Goethe Institut, y que se ha exhibido en numerosas ocasiones por estas instituciones y en festivales chilenos. De acuerdo al relato del productor de esas películas, Mathias Remmert, Herberg estuvo solamente en las filmaciones de 1974, como traductor, no como camarógrafo como erróneamente sostiene. De hecho, años después de la difusión del filme sobre Pisagua y Chacabuco, un juicio en Roma dictaminó que el sr Herberg no tenía ninguna propiedad o autoría sobre entrevistas e imágenes de ese filme, y que sí correspondían a los directores alemanes mecionados.

Cuando el señor Herberg declara que dicho material es de su autoría y que va a destruirlo está violando los derechos de propiedad intelectual asociado a este valioso registro audiovisual, lo cual nos parece un acto inaceptable.
Sin perjuicio de lo anterior, los archivos fílmicos abajo firmantes hemos manifestado formalmente al sr Herberg que, si efectivamente tiene otros registros audiovisuales que sí sean de su autoría, es nuestra intención evitar que aquellos documentos, que forman parte de nuestra historia, sean destruidos. Frente a este ofrecimiento, el sr Herberg no nos ha respondido.
A las instituciones chilenas especializadas en la conservación, salvaguarda y difusión del Patrimonio Audiovisual nos duele enormemente que se emplee el concepto de la “desaparición” como medida de presión para tomar acciones de cualquier tipo. Si su objetivo es sensibilizar a la opinión pública sobre el valor del resguardo y la conservación patrimonial, el modo en que lo está llevando a cabo daña la labor que dificultosamente hemos logrado llevar adelante el último tiempo en pro de reconstruir nuestra memoria audiovisual, tan fuertemente golpeada tras el 11 de septiembre de 1973, y en los años siguientes, lo que significó no solo el desmantelamiento de los únicos archivos fílmicos existentes en aquel momento, sino que la detención, tortura, exilio y asesinato que particularmente vivieron nuestros cineastas.

Cabe aclarar que los archivos fílmicos o cinetecas públicas no cobramos por almacenar piezas audiovisuales en nuestras bóvedas y colocamos, sin costo alguno para el depositante, nuestro personal especializado a disposición de la conservación y la preservación, de aquellos films de corte patrimonial. También realizamos una esforzada labor de difusión y de formación a partir de películas que no circulan en salas de cine comerciales.
La acción de Herberg nos provocó, ante todo, sorpresa, ya que de querer conservar las películas que él indica son de su propiedad, es tan sencillo como que nos contacte para proceder. Inclusive contamos con acuerdos de colaboración con Filmotecas españolas para que sean guardianas de dicho material. Es importante señalar que en su intención mezcla erradamente dos conceptos antagónicos. La conservación y la salvaguarda no se rigen por una lógica comercial de mercado, sino que encuentran su valor en la esencia patrimonial e histórica que los sustenta. Es por eso que los archivos fílmicos no compramos películas patrimoniales para nuestros acervos por un fin ético: no podemos colocar bajo el prisma del capital nuestra memoria.
El valor del depósito es, precisamente, su resguardo en condiciones profesionales y estandarizadas, velando para que las nuevas generaciones accedan a éste. Asimismo, los derechos de propiedad intelectual no se traspasan a los archivos, sino que siguen siendo de los titulares. Por ello que no contemplar nuestra existencia o nuestra labor es finalmente un duro golpe a la labor que profesionalmente realizamos.
No estamos de acuerdo y rechazamos cualquier intento por hacer desaparecer nuestra memoria visual bajo argumentos que anteponen el capital a la memoria. El valor de una obra no está en el objeto físico (que es lo que se "quemaría") sino en su contenido. Por otra parte, nos parece una ofensa inaceptable a la memoria de los detenidos en Pisagua y Chacabuco el que el señor Herberg utilice sus imágenes para hacer una hoguera, lo que además constituye una grave violación a los derechos morales de los autores y protagonistas de esas imágenes.

Atentamente

Ricardo Brodsky, Director Museo de la Memoria y los Derechos Humanos
Ignacio Aliaga, Director Cineteca Nacional de Chile Centro Cultural Palacio La Moneda
Luis Horta, Coordinador General Cineteca Universidad de Chile

Santiago, 14 de marzo 2012. 

1 comentarios :

XYZ 29 de marzo de 2012, 13:07  

¿Qué es lo que quiere Herberg? Herberg simplemente quiere dinero. Herberg quiere 250 mil euros --unos 333 mil dólares americanos o unos 163.5 millones de pesos chilenos-- para filmar un documental sobre los sobrevivientes de los campos de detención de Chacabuco y Pisagua. Como no los ha conseguido, en despecho hace lo que muestra el siguiente video:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=5ECGEVcUCWo

Aquí van sus propias afirmaciones que confirman lo anteriormente dicho, que contradicen su discurso de los últimos días y que fueron recogidas en un artículo distribuido por Efe el 30 de enero de 2011:

"Herberg tiene intención de empezar a rodar [su documental '37 años después' con entrevistas a los sobrevivientes de Chacabuco y Pisagua] el próximo julio, y ha solicitado a distintas televisiones públicas la financiación necesaria para llevar a cabo el documental, cuyo presupuesto en unos 250.000 euros, de los que lleva recaudados más de 30.000."

"'Espero que las televisiones oficiales de Chile, España y otros países, que deberían recuperar su memoria histórica, lo apoyen', dijo."

"Según Herberg, 'en caso contrario tendría que convocar una subasta o, incluso, proceder a la quema pública de todos mis materiales sobre los campos de prisioneros en el desierto de Atacama debido al desinterés reinante acerca de la memoria histórica'."

Estas son sus palabras en las cuales, de acuerdo al contexto, "memoria histórica" es equivalente única y exclusivamente a su proyecto fílmico.

El resto es montaje que ha usado inmoralmente para presionar, explotando el dolor y sufrimiento de las víctimas de la dictadura chilena y sus deudos, con el solo fin de la consecución de su proyecto.

El artículo completo está disponible en el siguiente sitio digital:

http://actualidad.orange.es/cultura/rodaran-un-documental-expresos-campos-concentracion-pinochet.html

***

Germán F. Westphal
Comisión Valech # 26692

Google+ Followers

ARCHIVÍSTICA EN VÍDEO

Loading...

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

  © Free Blogger Templates Autumn Leaves by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP